Descompresión cervical posterior +/- artrodesis

La descompresión cervical posterior consiste en liberar el saco dural en su mitad posterior, eliminando el arco posterior y el complejo ligamentoso. 

Algunas ocasiones conviene asociar una artrodesis con tornillos en masas laterales o pediculares (C7 o dorsales). 

Respecto a las técnicas empleadas por vía anterior ofrece claras desventajas, en mi opinión:

-el dolor postoperatorio es mayor al atravesar todos los planos musculares (en abordaje anterior suelen cortarse sólo uno o dos músculos -platisma y omohiodeo)

-mayor riesgo de lesión medular intraoperatoria (se realiza con el paciente boca abajo -decúbito prono-), a diferencia de la vía anterior donde apenas hay que movilizar al paciente

-mayor riesgo de paresia de C5

-mayor riesgo de deformidad en cifosis

-la artrodesis posterior tiene un brazo de palanca escaso dado el diámetro de las masas laterales.

-imposibilidad de descomprimir anteriormente de manera indirecta

Sin embargo (es un error aferrarnos de manera acérrima a una sola técnica), no debemos desconsiderar su elección en caso de:

-descompresión anterior insuficiente

-pacientes de edad avanzada, con espondiloartrosis severa, lordosis pronunciada y compromiso global del canal

-quistes sinoviales sintomáticos

-disfagia severa o contraindicación relativa de vía anterior (p.e: traqueostomía)

-tumores ubicados en el arco posterior o en la mitad posterior del canal

-tumores intramedulares

-hipertrofia de ligamento vertebral común posterior (LVCP) con afectación multinivel o nivel C1-C2.

 

Cifosis segmentaria
Hipertrofia de ligamento vertebral común posterior (flechas)

 

 

 

 

2 respuestas a «Descompresión cervical posterior +/- artrodesis»

  1. Cuál es su gold standard en cajas para corpectomia con rectificación de la columna cervical y ligera inversión en la flexión? Usted que recomendaría?

    1. Hola Jorge

      Las corpectomías se usan en casos muy concretos de patología cervical. A mí las cajas expansibles me han dado muy buen resultado clínico siempre y permiten adaptar muy bien las superficies de contacto así como corregir con relativa facilidad una cifosis no estructural. Las «mallas de Moss» son la opción más clásica y permiten colocar más injerto en su interior. Tanto una como la otra siempre las acompaño con una placa cervical y, en casos de gran inestabilidad o cifosis residual no corregida, suelo usar también instrumentación posterior.

      Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: