Diez consejos antes de someterse a una cirugía de columna

Deben aclarar, con el cirujano que le va a operar, los objetivos de la cirugía y los riesgos que se asumen. A la vez se debe considerar también el riesgo que supone no tratar quirúrgicamente y las alternativas del tratamiento conservador. El consentimiento informado no es sólo un proceso formal: cada caso posee su propia especificidad. 

En cirugías de columna que se plantean para tratar el dolor, salvo que éste sea muy intenso (resistente a morfina) o se acompañe de otros síntomas neurológicos, deben agotarse los recursos de tratamiento conservador durante un período mínimo de 3 meses. 

Debe saber que ninguna técnica quirúrgica ofrece una efectividad del 100% ni un riesgo cero. Desconfíe de los cirujanos que garantizan un éxito absoluto.

Aunque muchos “problemas de columna” se manifiestan de manera parecida (dolor en la espalda o ciática o dolor que baja al brazo” las causas y el tratamiento de cada caso suele ser distinto y debe tener un enfoque personalizado. No compare con casos próximos.

La patología de columna es muy frecuente. Afortunadamente, la mayoría de los problemas de columna se resuelven adecuadamente con tratamiento conservador. Se estima que sólo un 10-20% de los casos necesitará cirugía, aún así, son muchos pacientes para tratar por lo que existen muchos profesionales (neurocirujanos o traumatólogos) que operan la columna. Técnicas quirúrgicas como la microdiscectomía lumbar o la descompresión de canal lumbar por estenosis de canal se realizan en muchos hospitales públicos y privados con éxito. Sin embargo, hay otras técnicas menos habituales que sólo se realizan (o deberían realizarse) en centros especializados.

La artrodesis lumbar (“tornillos en la espalda”) o la cirugía cervical son técnicas más complejas que requieren de experiencia en el planteamiento y manejo de complicaciones.

No tema preguntarle a su cirujano qué experiencia posee. En el caso de que se plantee una artrodesis lumbar de muchos niveles (muchos tornillos), por ejemplo, recomiendo obtener una segunda (o tercera) opinión.

Algunas de estas patologías pueden presentar complicaciones serias a corto o medio plazo si la planificación o la ejecución de la técnica no es la adecuada:

-cirugía cervical 

-espondilolistesis (especialmente si está asociada a espondilolisis o posee un grado II o más)

-escoliosis del adolescente

-escoliosis degenerativa lumbar; especialmente si se asocia a osteoporosis o balance sagital descompensado.

No busque una técnica concreta para tratar su problema: ése es el principal trabajo del especialista, elegir para usted la técnica más efectiva, menos agresiva y más segura. A menudo se publicitan técnicas “gancho” como marketing. No se trata de adaptar los pacientes a esa técnica “novedosa y especial”, sino de adaptar las técnicas que mejor se dominen a resolver el problema de cada paciente. 

No se deje embaucar con lo “último del mercado” o lo más novedoso: tratamientos novedosos han habido siempre y la mayoría de ellos han sido (y son) abandonados por falta de efectividad o por no mejorar lo existente. Piense que las técnicas y las prótesis “más novedosas” también poseen menor seguimiento a largo plazo (y algunos de los problemas de las prótesis o técnicas aparecen a medio plazo).

A veces resulta que menos es más. Por desgracia, algunas intervenciones “MIS” (minimally invasive surgery) incumplen el propósito de esta cirugía: ser tan eficaces como la técnica “clásica”, por lo que requieren una segunda (o tercera) intervención. 

En realidad, todos los cirujanos deberíamos hacer cirugía “MIS”. El propósito nuestro es conseguir la máxima efectividad posible con la técnica menos agresiva. 

Sin embargo, sucede que cualquier cirujano está más familiarizado con unas técnicas (con las que obtiene más rendimiento) que con otras. Dicho de otro modo (para que se entienda): un mismo problema matemático puede resolverse usando diferentes fórmulas; lo que importa es que el resultado final sea favorable.

Asegúrese de que el Hospital donde va a ser intervenid@, posee todos los medios y el equipo médico quirúrgico está capacitado para resolver todas las complicaciones que eventualmente pudieran aparecer. 

10º Si después de hablar con su cirujano sobre las ventajas/inconvenientes de la cirugía y compararlas frente al tratamiento no quirúrgico, sigue teniendo muchas dudas (y poca confianza), no se opere.

2 respuestas a «Diez consejos antes de someterse a una cirugía de columna»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: