Hernia discal cervical

¿Qué es?

Consiste en la lesión discal con salida parcial de material discal al canal o foramen. En función de la cantidad de disco migrada al canal se denomina (apreciación un tanto subjetiva) protrusión (poca) o hernia (mucha). En función de si está contenida por el ligamento o no se llama subligamentosa o extruída, respectivamente. Se habla de hernia migrada cuando el material discal se desplaza en sentido craneal o caudal a través del eje.

¿Cómo se manifiesta?

A diferencia de la estenosis de canal cervical (proceso crónico) la hernia discal cervical suele acompañarse de dolor y compromiso medular anterior.

Los pacientes suelen consultar por un dolor cervical que empeora al cargar peso en los brazos o al final del día. El collarín cervical, el calor seco o el reposo suele mejorarles.

En no pocos casos se acompaña de un dolor “eléctrico” que viaja por el brazo hasta la mano (braquialgia) o incluso al hombro, al pectoral o a la región interescapular.  Suele asociar impotencia funcional del brazo donde irradia aunque la exploración física debe descartar focalidad.

¿Cómo se trata?

Inicialmente y en ausencia de clínica neurológica, deben tratarse de manera conservadora.

Al ser un proceso agudo, suelen responder a medicación antiinflamatoria (AINE’s y corticoides), relajantes musculares y derivados de los opioides. La rehabilitación y fisioterapia también resulta eficaz en ocasiones.

La cirugía se hace mandatoria cuando la hernia causa daño en la médula o en las raíces nerviosas. En estos casos, el tiempo suele jugar un papel esencial en la recuperación del paciente: cuanto antes descomprimamos la médula, mejor.

El manejo de la hernia discal cervical sin déficit asociado ni lesión medular requiere de una correcta exposición de riesgos/beneficios tanto de la cirugía como del manejo conservador. La experiencia del cirujano resulta determinante.

En general, si el dolor es intenso el paciente prefiere operarse. 

Si el dolor es leve/moderado, pero continuo durante 3 meses como mínimo y resistente a todo tipo de tratamiento conservador, la cirugía es una buena opción.

La cirugía suele hacerse a través de una pequeña incisión en la cara anterior del cuello. Se retira el disco y se sustituye por una prótesis (en mi caso, una caja atornillada generalmente).

En manos expertas es una cirugía muy segura y satisfactoria.

 

Puede interesarle también:

-cajas intersomáticas cervicales atornilladas

hernia cervical retrosomatica (vs hipertrofia LVCP) + mielopatía

mielopatía cervical degenerativa

diez consejos a considerar antes de someterse a una cirugía de columna

 

6 respuestas a «Hernia discal cervical»

  1. Hola doctor Mollá,

    Llevo un mes con los síntomas que describe como hernia, pero se me ha diagnosticado simplemente un pinzamiento cervical.

    El tratamiento es como usted describe, salvo en que no uso los corticoides, pero el dolor no remite desde hace un mes, siendo variable desde un cuatro a un ocho o nueve, sobre todo por las noches, cuando me despierta y no remite hasta pasadas unas horas.
    También se me hace muy doloroso estar simplemente sentado.

    Dicho dolor irradia desde el cuello hacia el lado derecho, afectando parte de la escapula, hombro en su totalidad, bíceps, tríceps, antebrazo y afectando el dedo pulgar, pero no es del tipo «eléctrico» como usted describe, sino como agudo o sordo según el movimiento que realice.

    Se me realizó RX de AP y L, pero a todas luces no es concluyente (de hecho no aparece la C7 en su totalidad ni hay un informe de un radiólogo).

    ¿Es conveniente realizar una RM para confirmar o descartar la hernia definitivamente o puede doler un pinzamiento de una manera similar?

    Y en caso de confirmarse afectación de raíz o de medula ¿Cuáles serian los pasos a seguir?.

    Cuando se pasa por estos episodios no es sencillo tomar decisiones.

    Gracias por su tiempo.

    1. Hola, J.A. Sala
      El tratamiento conservador de un dolor cervical agudo puede realizarlo el médico de familia. Sin embargo, en tu caso comentas la existencia de un dolor irradiado al brazo (el dolor sordo o punzante suele ser continuo pero el más específico de origen neuropático son las descargas «eléctricas» ocasionales u «hormigueos»), que hace recomendable la realización de una Resonancia Magnética cervical y una valoración de un especialista en columna.
      Ten en cuenta que una compresión mantenida sobre la médula o las raíces nerviosas pueden causar lesiones irreversibles si no se tratan de manera adecuada o se tratan con retraso.
      Saludos.

  2. ¿Que riesgo hay si retrasamos la operación para ver avance en el caso de una compresión de raíz, por la que he perdido movilidad en el brazo derecho?
    ¿Se puede detectar o visualizar esa compresión con una resonancia? ¿Hay alguna otra prueba más concluyente que una resonancia? ¿Puede desaparecer la compresión utilizando a corto plazo otra técnica no invasiva y con tanto riesgo?

    1. Hola Javier
      Desde un punto de vista teórico, la intervención no conviene retrasarla si existe deficit neurológico agudo o progresivo, aunque todos sabemos que pueden influir otras variables coyunturales (recursos limitados, pandemia…). Respecto a la segunda cuestión, una resonancia magnética cervical nos ayuda a localizar el sitio de la compresión nerviosa (radicular o medular) aunque no siempre es tan sencillo: existen muchas estenosis reflejadas en informes radiológicos que no causan síntomas significativos y pacientes que presentan «dolores radiculares» cuya causa no se manifiesta claramente en las técnicas de imagen. La exploración clínica, estudios neurofisiológicos y radiografías dinámicas pueden ayudar en estos casos más complejos. Respecto a la última cuestión imagino que te refieres a técnicas percutáneas. La hernia discal suele causar síntomas radiculares por inflamación o compresión mecánica de la misma. Se ha demostrado en la literatura científica que estos síntomas pueden mejorar con tratamiento conservador y que incluso la hernia puede disminuir de tamaño o desaparecer sin cirugía. El problema (y de ahí la razón por la que recomendamos la cirugía) es que no sabemos cuánto tiempo va a necesitar para que se instaure esa «mejoría» ni tampoco sabemos si la hernia mejorará o empeorará incrementando su efecto compresivo y/o síntomas (que es otra posibilidad factible). Por otro lado, la mejoría de los síntomas tampoco significa que el «disco se cure»: el disco permanecerá dañado (estamos hablando de un proceso degenerativo) aunque haya «cicatrizado» y nuestro cuerpo haya «equilibrado» su déficit funcional.
      Por todos los motivos expuestos, cuando existe compresión radicular con déficit motor, compresión medular significativa (con mielopatía clínica o radiológica) aunque no exista dolor o cuanto el dolor no responda a tratamiento conservador durante 3-6 meses se indica la cirugía. En la mayoría de mis pacientes suelo optar por un abordaje anterior + artrodesis intersomática con cajas atornilladas para restituir la función estática del segmento intervenido. Para mí es, hablando en términos generales de la hernia discal cervical, la técnica más segura y eficiente a corto, medio y largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: